Sweet en Psicología (:

Un nuevo mundo de modificación.

4A. Reforzamiento. 2 de julio de 2012

El  principio de reforzamiento es un incremento en la frecuencia de una respuesta cuando a esta respuesta le siguen ciertas consecuencias.  Un evento contingente que incrementa la frecuencia de una conducta se conoce como reforzador.

Existen dos tipos de reforzadores:

a)      Reforzadores positivos: eventos que se representan después de una respuesta desempeñada y que incrementan la frecuencia de la conducta a la que siguen.

Este término debemos de separarlo de la definición de recompensa, ya que el reforzador positivo se define por su efecto sobre la conducta; cualquier evento que no incremente la conducta a la que sucede no es un reforzador positivo. La recompensa se define como algo que se da o se recibe a cambio de hacer algo. Las recompensas como premios, sumas de dinero, tienen un gran valor pero no necesariamente incrementan la probabilidad de ocurrencia de las respuestas a las que proceden.

b)      Reforzadores negativos (eventos aversivos o estímulos aversivos): son los eventos que se retiran después de realizada una conducta y que incrementan la conducta que precede a su retiro.

  •    Tipos de reforzadores positivos: cuando se presentan se incrementan la frecuencia de la conducta a la que siguen. Existen dos categorías de reforzadores positivos específicamente primario o condicionados, y secundarios o condicionados.

Cuando se aparea un reforzador condicionado con muchos otros reforzadores, se les denomina reforzador condicionado generalizado.

En programas de modificación conductual se emplean reforzadores en tipo de dinero o fichas estos a su vez pueden ser cambiados a estos se les denomina; reforzadores sustitutos.

  •   Reforzador negativo: Incremento en la frecuencia de una respuesta al retirar un evento aversivo inmediatamente  después de que se ha realizado la conducta, siempre se refiere a un incremento de la conducta.Este tipo de reforzamiento requiere la presentación de un evento aversivo como un choque, ruido o aislamiento. Debido a que no es deseable el uso de estímulos aversivos el reforzamiento negativo se emplea con poca frecuencia en los programas diseñados para modificar la conducta.
  • Existen dos tipos de reforzadores negativos, primarios y secundarios. Los estímulos intensos, como los ruidos intensos, que afectan los receptores sensoriales  de un organismo, actúan como reforzadores negativos primarios; los eventos aversivos secundarios o condicionados, llegan a ser aversivos mediante el apareamiento con eventos que ya lo son. Las expresiones faciales de aprobación o decir la palabra como un NO pueden servir como estímulos aversivos después de aparearse con eventos que ya son aversivos. 
Kazdin, A.E. (1996) Modificación de la conducta y sus aplicaciones prácticas. México: Manual Moderno, 2°.Ed.
 

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.